20 may. 2015

20/05/2015 QUÉ DIFICIL ES DESCUBRIR LOS LOGROS CIENTÍFICOS CONSEGUIDOS POR MUJERES

El pasado 13 de mayo apareció en los medios de comunicación una noticia muy esperanzadora:


Hallado un punto débil para anular la inmortalidad del cáncer

Un estudio con ratones elimina una protección del genoma de las células tumorales y ayuda a suprimirlas con menos efectos secundarios. (Cadena Ser 13/05/2015).

Esta noticia fue presentada en la inmensa mayoría de la prensa escrita y digital española (cadenaser, el país, La vanguardia, eldiario, El Huffington Post), utilizando  un tratamiento muy similar: un centro español, científicos españoles, un grupo de científicos, investigadores,  etc. Este tratamiento androcéntrico de la ciencia aparecía tanto en los titulares como en el desarrollo de la noticia. Una pequeña muestra:  



 Tan solo un medio, elconfidencial.com,  me acercó con su titular a la realidad:  

Científicas españolas logran que el cáncer deje de ser inmortal.
y me animó a investigar quienes eran las científicas que habían conseguido frenar el crecimiento   tumoral  en ratones  sin generar, en  contra  de  lo que se pensaba, toxicidades graves en los tejidos normales.  Leyendo   la noticia en los diferentes medios fue muy difícil descubrir a las autoras de la investigación, en algunos medios se entrevistaba a la bióloga María Blasco, en calidad de directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas y del equipo de investigación. Solo en la web del SNIC se recogía la composición completa del equipo que ha conseguido este logro científico, que está compuesto por  10 científicas y 3 científicos:

María García-Beccaria, Paula Martínez, Marinela Méndez-Pertuz, Sonia Martínez, Carmen Blanco-Aparicio, Marta Cañamero, Francisca Mulero, Chiara Ambrogio, Juana M.Flores, Diego Megias, Mariano Barbacid, Joaquín Pastor, María A. Blasco. 

María García-Beccaria, Paula Martínez y Marinela Méndez-Pertuz del grupo Telómeros y Telomerasa del CNIO son las autoras principales de esta investigación.

El abismo existente entre la situación pasada, en que las mujeres no eran visibles en la actividad científica, y la actual, con una mayoría de mujeres en los centros de investigación, es muy grande pero falta todavía un gran trecho para alcanzar la meta de una igualdad real. El uso del lenguaje inclusivo en los medios de comunicación es una tarea pendiente y necesaria para conseguir corregir la visión androcéntrica de la actividad científica. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario