25 sept. 2019

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN 18. MARIE CURIE-ALICIA GIMÉNEZ BARTLETT

 24/09/2019

MARIE CURIE es probablemente la científica más nombrada y  universalmente más conocida. Este hecho se refleja en que su nombre,  tal como he comentado en muchas ocasiones en este blog, es el  que más veces he encontrado en mis lecturas de ficción. Muchas veces he pensado que queda muy bien nombrarla, parece que con eso se cumple con la cuota de visibilizar a una científica, pero que realmente no se conoce en profundidad ni su obra ni su trayectoria personal.

En la lectura de la novela de la escritora Alicia Giménez Bartlett,  MI QUERIDO ASESINO EN SERIE (Ed. Planeta, colección Booket. 2019), he  confirmado en parte mis sospechas al descubrir que se utilizaba su nombre para explicar la dificultad que tienen las mujeres  que han hecho grandes cosas para compaginar la maternidad y el trabajo profesional:

"Todas las mujeres que habían hecho grandes cosas en la historia del mundo se habían visto en la necesidad de limitar los flancos de su personalidad. O eres científica o tienes cinco hijos. Eran raras ambas circunstancias a la vez. Existen ejemplos, por supuesto, madame Curie estaba casada y tuvo una hija, pero sólo una". págs 325-326.

En realidad Marie Curie tuvo dos hijas: Irène Joliot-Curie (1897-1956) y Ève Curie (1904-2007). Irène fue científica y también galardonada, junto a su marido Frédéric, con el Premio Nobel de Química en el año 1935.  Ève fue escritora, periodista y pianista, y en 1937 escribió una biografía sobre su madre que se convirtió en un éxito mundial.

Me ha sorprendido mucho que una escritora como Alicia Giménez Bartlett, con una extensa y exitosa carrera, haya tenido esa laguna sobre la vida de Marie Curie. Me queda la duda de que,  como las palabras recogidas anteriormente son producto de una reflexión de su protagonista Petra Delicado, esta inexactitud sea un hecho intencionado.  


Otros libros comentados en este blog en los que aparece Marie Curie son: Buenos días, guapa (2017) de Maxie Wander,  La pulsión de la muerte (2012) de Jed  Rubenfeld, El libro de Blanche y Marie (2007) de Olov Enquist o La mujer que buscaba (2000) de Nawal El Saadawi.

11 sept. 2019

MUJERES QUE AMAN LOS PÁJAROS 1. LEN HOWARD

                                          Foto. National Portrait Gallery Australia. David Moore

11/09/2019


He descubierto a la ornitóloga británica LEN HOWARD a partir de la lectura del libro de Ida Vitale DE PLANTAS Y ANIMALES (Tusquets Editores, 2019). En él se encuentra esta descripción de su trabajo:
"Ignoro si alguien ha escrito más y con mejor conocimiento de esta especie que Len Howard. Esta paciente mujer preparó su casa de campo para acoger durante algunos años a los páridos y algunos otros pájaros de buen convivir, hasta lograr el material, todo de primera mano y variado, usado en Los pájaros y su individualidad. Colocar en lugares aptos cajas que sirvan para hacer nidos en ellas y mantener alejado a cualquier gato vecino, ofrecer constante alimento y una calma expectativa no asegura que los pájaros acepten la intimidad ofrecida. Sin duda Len  esperó bastante, quizá sin imaginar cómo se iba a iniciar el cambio en su vida. Este empezó cuando una hembra enloquecida le pidió ayuda ante su nido volcado y sus huevos desparramados (...) la relación de Len Howard se extendió a toda la comunidad protegida por ella, permitiéndole asombrosas observaciones sobre la inteligencia de los páridos carboneros. (...), la paciente perspicacia de Len Howard acumuló otras genéricas respecto a las distintas conductas de páridos entre ellos, entre hembras y machos y frente a otras especies, sus hábitos, sus gustos en materia de comida y su capacidad de observación de la naturaleza y de la especie humana. El libro mereció entre otros elogios, el de Julian Huxley." (págs 186-187). 


GWENDO (LEN) HOWARD (1894-1973)


Nacida en Wellington, en el seno de una familia acomodada, inició su carrera musical como concertista de viola en Londres. A los 44 años abandonó su profesión y se instaló en una cabaña,  BIRD COTTAGE, que se había construido en Ditchling (Sussex) para estudiar aves. Abrió su casa a los pájaros que vivían en la zona, sobre todo carboneros, e instaló comederos y lugares de anidación tanto en el jardín como en el interior de su casa. 

Estudió a los pájaros a nivel individual, personalizando con  nombre propio a cada uno de ellos. Analizó sus relaciones, sus comportamientos y sus cantos. Respecto a estos últimos, utilizó su formación musical para interpretarlos. Sus observaciones le sirvieron primero para escribir pequeñas biografías en periódicos británicos,  y posteriormente para publicar dos libros:   el mencionado en el texto de Ida Vitale Los pájaros y su individualidad (1952) y Viviendo con pájaros (1956). Ambos se convirtieron en best-sellers y fueron traducidos a varios idiomas 

  
                   

Para llevar a cabo sus observaciones vivía prácticamente aislada y sin apenas visitas personales,dado que la presencia  humana podía asustar a las aves. De hecho, el fotógrafo australiano David Moore, autor de la foto que aparece en este post, tuvo que utilizar un teleobjetivo para no molestar a las aves con su presencia.

Su estilo de vida resultó incomprendido y su trabajo no fue tomado en serio por la comunidad científica por varias razones: por ser mujer, por no haber recibido una educación formal y porque su comportamiento resultaba excéntrico y muy mal visto por la sociedad de la época.

Recientemente su figura ha tenido una cierta difusión gracias a la escritora holandesa Eva Meijer,  que en el año 2016 publicó Bird Cottage. Una novela en la que recreaba, a partir de lo poco que se conoce, la vida de Len Howard. Posteriormente Bird Cottage ha sido traducida a otros idiomas (árabe, chino, inglés, francés, alemán polaco, etc.)
Hay que agradecer a esta  autora  haber puesto en valor la figura de  Len Howard, una  pionera de la ornitología. Después de la aparición de su libro en inglés (2018), se publicó su biografía en wikipedia.



REFERENCIAS
1. https://www.theguardian.com/books/2018/sep/26/bird-cottage-eva-meijer-gwendolen-len-howard
2. http://luzpolardelartico.blogspot.com/2018/07/len-howard-los-pajaros-como-individuos.html
3.  https://verbaadinterim.wordpress.com/2009/04/30/len-howard/
4.  https://en.wikipedia.org/wiki/Len_Howard

6 jun. 2019

¿AYUDAR O COMPARTIR?. UNA ACTIVIDAD PARA CONSTATAR LA "CARGA MENTAL"

                                              Foto. Fapace. Almería

El mes pasado participé en unas jornadas sobre coeducación organizadas por la FAPACE de Almería. Uno de los objetivos de mi charla era demostrar la necesidad del feminismo para conseguir la igualdad real. Para constatar las desigualdades existentes en todo los ámbitos de la sociedad, aun con una legislación que establece la igualdad, presenté un amplio inventario de las mismas y cómo se manifiestan en el día a día.

Para analizar el papel de la familia como un elemento  que reproduce desigualdades les presenté un pequeño cuestionario, elaborado a partir de un texto recogido en el libro  EDUCAR EN EL FEMINISMO,  de Iria Marañón (Plataforma Editorial, 2018). Se trataba de evidenciar la carga mental* que soportan las madres cuando asumen la responsabilidad  de que el día a día de las familias funcione adecuadamente. La actividad,  titulada  Ayudar o compartir. ¿Quién hace qué?, recogía unas quince situaciones relativas a la alimentación, la limpieza y el  mantenimiento de la casa,  así como a la atención de hijas e hijos.


  


El  resultado de esta actividad fue, desafortunadamente el  esperado. Solo en un caso todas  las situaciones planteadas eran asumidas conjuntamente por la  madre y el padre, es decir en esa unidad familiar se compartían las tareas domésticas y  los cuidados.

Por otra parte, todas las situaciones planteadas eran asumidas de forma mayoritaria solo por las madres siendo, por ejemplo el cambiar sábanas y toallas y el control de las vacunas, las que alcanzaban valores superiores al 90%. En el caso de los padres, el hacer la compras era ´el trabajo doméstico realizado  de forma exclusiva por ellos que alcanzaba valores más alto y que solo representaba el 11%. 

Lavar los platos y tender la ropa son las tareas que más se compartían aunque en ninguno de los dos casos se alcanzaba el 50%.

Puesto que estos datos son  muy probablemente  extrapolables a la sociedad en general  es perfectamente deducible que el trabajo doméstico y cuidados, y la carga mental* que ello lleva consigo, se asume en la inmensa mayoría de los casos por parte de las mujeres.

(*) La CARGA MENTAL es el peso invisible que nace del esfuerzo mental constante que llevan a cabo la mayoría de las mujeres, al cargar con la responsabilidad de que todo fluya adecuadamente en el hogar y la unidad familiar.  

30 may. 2019

ACTIVISTAS AMBIENTALES 9 . JACQUELINE EVANS, LINDA GARCÍA, ANA COLOVIC LESOSKA, BAYARJARGAL AGVAANTSEREN

JACQUELINE EVANS (Islas Cook), LINDA GARCÍA (EE.UU.), ANA COLOVIC LESOSKA (Macedonia del Norte), BAYARJARGAL AGVAANTSEREN (Mongolia) son junto a Alberto Duramil (Chile) y Alfred Brownell (Liberia) las personas que han sido distinguidas este año con el Premio Medioambiental Goldman.

Los premios Goldman fueron instituidos en 1990 por los filántropos Richard N. Goldman y su mujer, Rhoda H. Goldman, y se conceden anualmente como distinción a personas que trabajan en la defensa de la naturaleza y el medio ambiente, repartido en 6 categorías en función de la  zona geográfica: Europa, Asia, África, Naciones insulares, América del Norte, América Central y América del Sur. Cada uno de los premios incluye una dotación económica, en la actualidad, de 175.000 dólares. Las nominaciones a los premios son enviadas por diversas instituciones que trabajan en temas ambientales en todo el mundo, mientras que un grupo 150 personas expertas en temas ambientales, de más de 70 naciones distintas se encargan de valorar las propuestas y designar a las personas premiadas. Al Premio Goldman también se le conoce como el Premio Nobel del Medio Ambiente.

Desde su constitución en el año 1990,  80 mujeres han recibido esta distinción, que representan el 44%  del total de personas galardonadas. Todas ellas han trabajado para denunciar graves problemas ambientales que afectan sobre todo a su ámbito local. Muchas de ellas han organizado a sus comunidades para conseguir preservar su entorno y eliminar situaciones desastrosas (minas a cielo abierto, presas, gestión de residuos, industrias contaminantes, ...) para el medio ambiente.



Jacqueline Evans, conservacionista marina de las Islas Cook. Durante cinco años esta activista ambiental lideró una campaña para proteger la biodiversidad de las 15 pequeñas
islas que conforman este archipiélago en el océano Pacífico. En julio de 2017 se aprobó la ley Marae Moara para la conservación y gestión sostenible de la impresionante biodiversidad marina, que incluye ballenas, tortugas, aves marinas,...etc. 

Linda García, trabajadora social y activista ambiental estadounidense. Organizó a la ciudadanía  de Fruit Valley para detener la construcción de la terminal petrolera más grande de Norteamérica, en Vancouver (Washington). Este proyecto se planteó como una solución a la recesión
económica ya que estaba  recogido la creación de numerosos puestos de trabajo. Linda se concienció de los graves problemas de contaminación que causaría  el  traslado por tren, desde Dakota del Norte hasta el puerto de Washington, de combustibles fósiles.
La victoria final se produjo en noviembre de 2017, cuando el Consejo de Evaluación de Instalaciones de Energía votó por unanimidad denegar el permiso de construcción de la terminal.
La campaña cambió la vida de Linda, dejó su actividad como trabajadora social para trabajar en el Consejo Ambiental de Washington. Su activísimo ha salvado a los residentes de la contaminación atmosférica  y ha protegido los ecosistemas del  Columba River Gorge National Scenic Area.

Ana Colovic Lesoska, bióloga de Macedonia del Norte. Durante siete años lideró una campaña  "Salvar a Mavrovo" para suspender la financiación internacional para la construcción de dos grandes centrales hidroeléctricas dentro del parque Nacional Mavrovo. Ana Colovic movilizó a la ciudadanía, organizó protestas públicas y consiguió que
el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (EBRD) y el Banco Mundial retiraran la financiación al proyecto hidroeléctrico y que el Gobierno macedonio  derogará el permiso ambiental. 
El Parque Nacional de Mavrovo es el hábitat del lince balcánico, según las estimaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que desde 2015 considera al lince balcánico en peligro crítico, la situación más negativa antes de que sea declarada la extinción de una especie en la naturaleza.+


Bayarjar (Bayara) Agvaantseren, profesora de idiomas y guía turística de Mongolia. Desde 1997 dedicó grandes esfuerzos para salvar a los  leopardos de las nieves y a ayudar a sostener a   las comunidades locales.
En 2016 contribuyó a crear la reserva natural Tost Tosonbumba, un área de 1,8 millones de acres, en el desierto de Gobi, consiguiendo por ello anular todas las licencias de extracción minera del interior de la reserva, una zona de grandes yacimientos de carbón, uranio, cobre, oro, petróleo y gas.

Para empoderar a las comunidades locales y especialmente  a las mujeres se unió  a Snow Leopard  Trust como directora de programas en Mongolia. Esta ONG dedicada a la lucha por la conservación de los leopardos de las nieves tiene un programa, Snow Leopard Enterprises, ideado para buscar fuentes alternativas de ingresos a las familias rurales. Estas dependen exclusivamente de su ganado y les resulta difícil entender que se debe proteger al leopardo. Se les capacita, sobre todo a las mujeres para utilizar la lana de ovejas, cabras y camellos para crear y vender sus producciones artesanas. 
          

23 abr. 2019

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN 17. ROSALIND FRANKLIN - GEMMA LIENAS


23/04/2019

En la novela EL FIL INVISIBLE/EL HILO INVISIBLE de la autora Gemma Lienas (Edicions 62/Destino. 2018), la científica Rosalind Franklin aparece como un personaje real en una de las subtramas de la obra. La protagonista de la novela, autora de documentales científicos, se encuentra preparando el guión de su nuevo trabajo. Este trata sobre la historia del descubrimiento de la estructura del ADN.

Gemma Lienas utiliza esta subtrama para reivindicar el importante papel de Rosalind Franklin en el descubrimiento de la estructura de la  doble hélice  del ADN, poniendo especial énfasis en los engaños y comentarios que los científicos James Watson , Maurice Wilkins y Francis Crick realizaron sobre ella.
"Es cierto que en la carrera para descubrir la estructura del ADN Watson había alcanzado la meta antes que ella.  También es cierto que el carácter de Watson, menos perfeccionista, más osado y, sobre todo, mas tramposo que el de la científica,  había jugado a su favor. Pero lo que realmente había ido en contra de Rosalind Franklin había sido su condición de mujer y la discriminación de género que había padecido. Los hombres estaban,  tal vez algunos de forma inconsciente,  conjurados en contra. Watson por descontado, aunque  también Crick,  que en cierta manera se había apuntado. Wilkins que le había tenido  manía desde su llegada al l King's College, no había dudado en venderla al enemigo. (...). Tal como se señala en los libros de sus biógrafas y en el de Crick, Rosalind Franklin estaba  muy cerca de la solución, pero desgraciadamente no contó  con una red de apoyo, y nadie había reconoció públicamente sus hallazgos, que fueron decisivos para el éxito de  Watson, Crick y Wilkins." págs 318-319)".

La acción de la novela transcurre en la isla bretona de Batz, durante el mes de agosto de 2009. Este escenario también está vinculado  con Rosalind Franklin, ya que la científica visitó la isla en agosto de 1953, invitada por su amiga Margaret Nance. Esta visita es ficcionada en la novela y permite a la autora introducir otro personaje real: la pintora surrealista  catalana Remedios Varo. De hecho el título de la novela está  inspirado en una obra de esta artista. 

La autora, tal como consta al final de la novela , se ha documentado  en las biografías escritas por  Anne Sayre (Rosalind Franklin and the DNA) y Brenda Maddox (The dark lady of DNA) y en el libro  de James Watson (La doble hélice). 





ROSALIND FRANKLIN (1920-1958). Nació en Londres en 1920 y, a pesar de que a su padre no le gustaba que fuera a la universidad, en 1938 aprobó el examen de ingreso en física y química de la Universidad de Cambridge. Entró en contacto con la cristalografía cuando conoció al profesor William Lawrence Bragg (Premio Nobel en 1915), hecho que tanto influiría en su actividad científica posterior.  En 1947 se instaló en París donde aprendió y dominó las técnicas de la difracción de los rayos X, adquiriendo tanta experiencia, que en 1950  John Randall, director del laboratorio del King´s College de Londres  le ofreció ocuparse de una unidad de investigación y es en ese laboratorio donde realizó sus investigaciones sobre la estructura del ADN. Su llegada e integración en el King´s College no fue nada fácil, creía que iba a trabajar sola cuando realmente tuvo que hacerlo  bajo la dirección de Maurice Wilkins. Éste enseño a Watson, sin el conocimiento de Rosalind  uno de los diagramas de difracción del ADN sobre los que ella  trabajaba,  Watson se dio cuenta inmediatamente de que el modelo de hélice era correcto y unas semanas después él y su colega Crick presentaron su propuesta para el ADN que fue publicada el 25 de abril de 1953 en la revista Nature. Las relaciones entre los protagonistas del descubrimiento de la estructura del ADN fueron muy tensas,  tal como se recoge en el libro de  Watson  “La doble hélice”. En 1953 Rosalind abandonó el King´s y el ADN y se trasladó al laboratorio de Bernal en el Birkbeck College e inició sus investigaciones sobre el virus del mosaico del tabaco, un año más tarde se incorporó a ese laboratorio  Aaron Klug (Premio Nobel en 1982) con quien trabajó  hasta su muerte de cáncer en abril de 1958. J. Watson, F. Crick y M. Wilkins obtuvieron en 1962 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por su descubrimiento de la estructura del ADN.  Los Nobel no se conceden con carácter póstumo y R. Franklin nunca pudo compartir la gloria del descubrimiento de la estructura del ADN a pesar del papel crucial de su trabajo. Han tenido que pasar más de cincuenta años para que  se reconociera su aportación incluso por el propio Watson quien en 1999 admitió que las fotografías de Rosalind “iluminaron sus investigaciones”.

REFERENCIAS

https://www.lavanguardia.com/lacontra/20181114/452917803953/la-sociedad-patriarcal-ha-danado-mucho-a-los-hombres.html

TEMA 2. NATURALISTAS, BIÓLOGAS MOLECULARES, Y BIOTECNÓLOGAS  del libro Mujeres en ciencia y tecnología. Rosa Mª Claramunt Vallespí y Teresa Claramunt Vallespí. UNED. 2012.

Fotos.:Internet




3 abr. 2019

MUJERES RELACIONADAS CON EL DESCUBRIMIENTO DE VACUNAS

Foto.:Teresa Claramunt. Exposición  EN REDADAS Buenos Aires (Argentina). 2016

La viruela, la meningitis B y C,  la poliomielitis, el virus  del papiloma humano  son enfermedades que "casi" están controladas gracias a la existencia de vacunas específicas. Lady Mary Wortley Montagu, Concepción Campa Huergo,  Eugenia Sacerdote de Lustig y Nubia Muñoz Calero han contribuido al desarrollo y éxito de dichas vacunas.

       MARY WORTLEY MONTAGU (1689-1762). Lady Mary no poseía formación académica como médica pero si una enorme inquietud científica y una enorme erudición desde muy joven. Preocupada por la elevada mortandad que la viruela 

causaba en Inglaterra (la epidemia de 1721 causó 3.000 muertos en Londres), observó en uno de los viajes en los que acompañó a su marido, embajador británico en Turquía, cómo las sanadoras turcas inoculaban pus de una víctima de un ataque leve de viruela como método de prevención. La inmunización contra la viruela era bien conocida desde hacía siglos en Medio y Extremo Oriente y por las lecheras británicas que sabían que el contacto con la viruela de las vacas producía inmunidad. A su regreso a Inglaterra comenzó a practicar esta medida como factor de prevención. Empezó con su hija, con huérfanos y con prisioneros, logrando el auspicio de sus experimentos por la Princesa de Gales. Dado que esta práctica empezó a extenderse por el país, encontró una fuerte oposición de la clase médica y de la Iglesia. A pesar de ello, la variolización se propagó por toda Gran Bretaña y por el resto de Europa.
Sus trabajos sobre esta terapia de inmunización fueron un primer paso para el reconocimiento del origen microbiano de muchas enfermedades.
Edward Jenner (1749-1823) fue el descubridor oficial de la vacuna contra la viruela y casi nunca se menciona la importante contribución de Lady Mary Wortley Montagu.

CONCEPCIÓN CAMPA  HUERGO (1951-). Farmacéutica cubana,  nacida en Sagua la Grande, desde su adolescencia  sintió siempre predisposición hacia temas relacionados con la salud, diplomándose en Ciencias Farmacéuticas en 1974. Comenzó su etapa investigadora en el Centro de Preparados Biológicos de La Habana donde trabajó al comienzo como supervisora de las vacunas y posteriormente se integró en el grupo de investigación de la vacuna antimeningocócica. Es la descubridora de la única vacuna con eficacia comprobada que existe en el mundo contra la meningitis B y C. Por tal motivo la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual le otorgó la medalla de oro.
 En mayo de 2003 la Fundación Cultural y Científica Iberoamericana, con sede en Madrid, otorgó a Concepción Campa el Premio Iberoamericano José Martí por sus méritos como investigadora de prestigio mundial y en especial por el desarrollo de la vacuna contra la meningitis.

Directora del Instituto Finley, centro de investigación y producción de vacunas y sueros, es miembro activo en política y madre de familia. En la actualidad, Concepción Campa está liderando la creación de una vacuna contra el cólera, el dengue y la hepatitis, aunque su investigación principal se orienta hacia el cólera.

      EUGENIA SACERDOTE DE LUSTIG (1910-2011). Médica italiana, nacida en Turin.  Estudió medicina junto a su prima RITA LEVI MONTALCINI, en una época en que el acceso a la universidad era muy difícil para las mujeres. Ambas y junto a otras dos compañeras obtuvieron su título en 1936. Tres años más tarde emigró junto a su marido e hija a Argentina para huir de las leyes raciales dictadas por Mussolini contra los judíos.
 Tras vencer muchas dificultades por ser mujer y judía consiguió trabajar en la cátedra de Histología de la universidad de Buenos Aires aunque sin recibir por ello ninguna retribución económica. Fue pionera en el cultivo de células vivas, in vitro. 
En la década de los años 50 se produjo una importante epidemia de poliomielitis en Buenos Aires y la Organización Mundial de la Salud la envió a EE.UU para trabajar con el profesor Jonas Salk, que estaba desarrollando una vacuna contra la polio. Cuando retornó a la Argentina se inoculó en público e hizo lo mismo con sus hijos para convencer a la población de los beneficios de la vacuna contra la poliomielitis.
La vacuna de Jonas Salk ya no se utilizan. Actualmente se usan otras más modernas, pero todas ellas basadas en el modelo de J. Salk.


NUBIA MUÑOZ CALERO (Cali, 1940), otra científica "olvidada" en los premios nobel. 

Médica epidemióloga  colombiana distinguida con el Premio Fronteras del Conocimiento en Cooperación al Desarrollo, de la Fundación BBVA, por demostrar que la infección por el virus del papiloma humano (VPH) es la causa principal y necesaria del cáncer de cuello de útero, una de las principales causas de muerte entre mujeres de países en vías de desarrollo. Las investigaciones de Nubia Muñoz ha sido utilizadas por la industria farmacéutica para desarrollar la primera vacuna eficaz contra este virus, que logra prevenir más del 70% de los cánceres de cuello uterino.


Nubia Muñoz estudió Medicina en la Universidad del Valle (Cali). Al finalizar la licenciatura en 1964 se especializó en patología, pero descubrió que estaba más interesada en dedicarse a la investigación que en ejercer la medicina. En 1967  obtuvo una beca de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), para estudiar Salud Pública en Bethesda (EE.UU), y más tarde continuó en la Universidad John Hopkins de Baltimore.

En 1969 fue contratada como investigadora en la sede de IARC en Lyon (Francia), donde trabajó durante más de treinta años. En el IARC inició sus investigaciones   sobre agentes infecciosos que producían algunos tipos de cáncer, tales como el de esófago, estómago e hígado, investigaciones que la llevaron a trabajar  en Irán. A mediados de los años 80 dirigía su propio equipo en el IARC, convirtiéndose en la primera mujer jefa de las quince unidades de la agencia y la única latinoamericana. Nubia Muñoz consiguió identificar la presencia del virus del papiloma humano en el cáncer del cuello del útero en pacientes de más de 30 países.

La monografía publicada por la IARC en 1995 fue determinante para que la industria farmacéutica desarrollara vacunas, que permitieron prevenir la infección por el virus del papiloma humano. No obstante la vacuna fue objeto de controversia por sus posibles efectos secundarios.

¿QUÉ OCURRIÓ CON SU NOMINACIÓN AL PREMIO NOBEL DEL AÑO 2008?

En 2008 fue nominada al Premio Nobel por descubrir que el virus del papiloma humano era el causante del cáncer de cuello. La Academia sueca premió al científico alemán Harald zur Hausen  por descubrir "la relación entre el VPH y el cáncer de cuello de útero", pero no tuvo en cuenta el trabajo de Nubia Muñoz. Harald zur Hausen fue quien lo identificó en el laboratorio, mientras que ella fue quien tuvo la idea y lideró los estudios epidemiológicos que permitieron establecer  su existencia. Las mismas palabras con las que se ha justificado la concesión del premio Fronteras del Conocimiento, fueron utilizadas en el año 2008 para justificar  el premio nobel de Harald zur Hausen.

Actualmente es catedrática emérita del Instituto Nacional de Cancerología de Colombia y científica asesora del Instituto Catalán de Oncología, del Ministerio de Salud y Protección social de Colombia y del Instituto Nacional de Salud Pública de Cuernavaca (México). Por su trabajo ha recibido numerosos premios y reconocimientos.


19 mar. 2019

MARÍA BLASCO

Escribí este artículo sobre MARÍA BLASCO MARHUENDA  a finales del año pasado. Está publicado en la revista 100cias@uned nº11 (2018), en el apartado Semblanzas de Científicas y Científicos Españoles.


             https://contenido.uned.es/ciencias/revista/Maria_Blasco_Marhuenda.pdf


MARÍA A. BLASCO MARHUENDA 

María Blasco Marhuenda (Alicante, 1965), empezó a estudiar Biología en la Universidad de Valencia. En cuarto de carrera se trasladó a la Universidad Autónoma de Madrid,   para poder especializarse en Bioquímica y Biología Molecular, licenciándose en esta  especialidad en 1989.  En algunas entrevistas ha manifestado que su inclinación por la biología molecular fue una vocación tardía puesto que “quería ser ingeniera hasta que me hablaron de la biología molecular...”.  En 1993 obtuvo el título de doctora en Ciencias por su trabajo sobre una ADN polimerasa viral, trabajo realizado en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa  del CSIC, Madrid, bajo la supervisión de  la Dra. Margarita Salas Falgueras. Este trabajo, tal como ella misma dice “hizo que me interesara por otra ADN polimerasa, esta vez de organismos eucariotas llamada telomerasa y que se había relacionado con  los procesos de cáncer y envejecimiento”. 
 Al finalizar su tesis doctoral María Blasco  se trasladó a EE.UU con una beca postdoctoral para  trabajar  con  la Dra. Carol Greider, ganadora junto a  Elizabeth Blackburn  del Premio Nobel de Medicina 2009,  en el Cold Spring Harbor Laboratory de Nueva York. Allí  inició sus estudios sobre cáncer y envejecimiento, consiguiendo aislar el  gen de la telomerasa y  obteniendo mediante ingeniería genética un ratón desprovisto de dicho gen. Estos  logros fueron publicados en la revista Science (1995). ´
 Tras su regreso a España en el año 1997, María Blasco se  incorporó al  Centro Nacional de Biotecnología del CSIC en Madrid. El grupo  de investigación  que dirigió es uno de los que más activamente ha contribuido a entender el papel de la telomerasa y de los telómeros en el cáncer y el envejecimiento. 
Desde 2003  trabaja en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), donde ha dirigido  el programa de Oncología Molecular y ha ocupado el puesto de vicedirectora de Investigación Básica. En junio de 2011  fue nombrada directora del CNIO en sustitución de Dr. Mariano Barbacid. A raíz de su experiencia en la dirección de este  centro María Blasco ha manifestado su opinión sobre el papel de las mujeres que rompen el techo de cristal  “He notado un doble rasero para juzgar a un hombre o a una mujer en el poder. Debido a los estereotipos, pero también al hecho de la posible amenaza que supone para un modelo hegemónico de poder masculino el que una mujer esté en un puesto de poder. Se nos ve muy bien como subdirectoras o vicepresidentas porque somos altamente productivas y resolutivas, otra cosa es tomar el mando…”.  
FIGURA 1

  Madre de un hijo  preadolescente, Ariel, María Blasco ha manifestado en numerosas ocasiones la necesidad de fomentar la conciliación familiar para evitar que la maternidad se convierta en un obstáculo para la carrera profesional de las mujeres científicas.  
Las investigaciones de María Blasco, iniciadas con el estudio de la existencia de la telomerasa, el acortamiento de los telómeros y su relación con el cáncer y el envejecimiento,  han continuado investigando como el desgaste de los  telómeros  aumenta la probabilidad de sufrir alguna de las enfermedades crónicas relacionadas con el envejecimiento tales como: anemia aplásica, fibrosis pulmonar, infarto de miocardio, además del  cáncer. En la actualidad  el campo de investigación  de María Blasco  y los equipos que dirige tienen como objetivo aplicar los conocimientos adquiridos, para conseguir prevenir y tratar más eficazmente dichas  enfermedades.
La importancia y trascendencia de su labor investigadora ha sido reconocida con numerosos premios y distinciones  de prestigio internacional, que ha ido recibiendo desde  prácticamente  el inicio de su carrera profesional. Una sucinta relación de todos ellos   podría ser la siguiente:  II Premio de Investigación en Oncología de la Fundación Echevarne (1999),  Premio Swiss Bridge Award 2000  de investigación en Cáncer (2000), Premio a la excelencia investigadora en biomedicina de la Fundación de Ciencias de la Salud (2001), Premio Josef Steiner de Investigación en Cáncer (2003), Premio Medalla de Oro  EMBO (European Molecular Biology Organitation) el año 2004, Premio Rey Jaime I a la investigación básica (2007), Premio Körber Ciencia europea (2008), Premio Nacional de Investigación Santiago Ramón y Cajal (2010), Académica correspondiente de la Real Academia  Española de Farmacia (2013), Doctora Honoris Causa por la universidad Carlos III de Madrid (2014), Premio de Investigación Miguel Catalán (2016), Doctora Honoris Causa por la Universidad de Alicante (2017) y  Doctora Honoris  Causa por la Universidad de Murcia (2018).
FIGURA 2

María Blasco es autora de más de doscientas publicaciones en revistas especializadas. Ha dirigido dieciséis tesis doctorales y ha participado en más de cuarenta proyectos de investigación,  desarrollados tanto en España como en el extranjero. 
En la actualidad los objetivos profesionales de María Blasco se pueden clasificar  en tres grandes   bloques: la labor investigadora al frente del CNIO, la divulgación científica de los conocimientos desarrollados y la lucha para vencer las dificultades que encuentran  las científicas en el desarrollo de su  vida profesional, al tiempo que fomentar la vocación científica en las chicas en el momento que tienen que elegir su futuro profesional.  
Respecto al  primero de los objetivos María Blasco ha conseguido que el CNIO se consolide como un centro de vanguardia en la investigación y la innovación, siendo el  segundo centro europeo y el quinto del mundo por sus investigaciones sobre el cáncer. El CNIO ha sido el primero en el desarrollo de estrategias terapéuticas para destruir el escudo protector de los telómeros, con el propósito de eliminar la ilimitada capacidad de división de las células cancerígenas pierdan su capacidad de ser inmortales.
El  CNIO, al igual que otros centros punteros de investigación como Yale o Harvard,   convierte sus descubrimientos en aplicaciones y obtiene  beneficios que revierten en el propio centro para conseguir una financiación que les facilite la labor investigadora. Con este fin  los grupos de investigación ceden sus patentes para que la industria farmacéutica se ocupe de su desarrollo como fármacos.
En el año 2010, María Blasco fue cofundadora de la empresa española de biotecnología Life Lenght, que ofrece como servicios la técnica de medición de la longitud telomerica  (TAT). Esta técnica fue desarrollada en el CNIO y cedida a Life Lenght para ponerla a disposición de empresas farmacéuticas, hospitales y laboratorios interesados en la medición de los telómeros, como indicadores de la edad biológica y del estado de salud del organismo. 
El segundo objetivo, la divulgación científica,  lo ha desarrollado tanto a  nivel personal como potenciando, la divulgación de las investigaciones, que se desarrollan en el CNIO. María Blasco, que imparte numerosas conferencias y concede muchas entrevistas a los medios de comunicación,  es además coautora  junto a la periodista Mónica G. Salomone  del  libro Morir joven, a los 140, publicado por la Editorial Paidós. Un ensayo apasionante que reflexiona sobre la edad, el envejecimiento y la muerte y como la ciencia ha descubierto que es posible alargar la esperanza de vida.
En cuanto al tercer objetivo, María Blasco es consciente de las dificultades que tienen las mujeres científicas, tanto por la existencia del techo de cristal que les impide muchas veces ocupar puestos directivos, ocupar cátedras, ser jefas de proyectos de investigación, etc. como por la dificultad de conseguir la conciliación de la vida familiar que permita  ejercer el derecho a la maternidad. Muy preocupada por las nuevas generaciones de científicas María Blasco ha declarado “A mí lo que me preocupa es cómo hacer para que haya más mujeres que den un paso adelante en cada momento de su carrera y no tengan  dificultades a la hora de cumplir sus sueños”.
  En relación con este tercer objetivo, desde 2012,  existe en el CNIO una oficina de mujeres y ciencia, se ha establecido la jornada continua y nunca se convocan reuniones después de las cuatro de la tarde.  
Además de su excelencia como investigadora María Blasco se declara amante de la historia, el cine,  el arte, la literatura y la música. Es lectora de la poeta y novelista Silvia Plath, le gusta el rock alternativo de P.J. Harvey y las guitarras eléctricas.