16 sept. 2016

ASTRÓNOMAS ESPAÑOLAS

16/09/2016
                                           Foto Astrónomas Españolas. (Internet)

En el marco de la XII Reunión Científica de la Sociedad Española de Astronomía (SAE) celebrada el pasado mes de julio,  FRANCESCA FIGUERAS SIÑOL fue elegida Presidenta de dicha organización. Francesca Figueras es  la primera mujer en ostentar este cargo en los 24 años de existencia de dicha sociedad. 

En esa reunión se aprobó el I Plan de Igualdad de Género de la SAE, que incluye numerosas medidas para promover la igualdad de género. Algunas de ellas son:

-   apoyar la elección de la carrera investigadora por mujeres.
-   aumentar la visibilidad de las mujeres investigadoras y sus trabajos.
-   promover la igualdad de oportunidades en el acceso y promoción profesional.
-   velar para que en los centros de investigación implanten medidas que faciliten la             conciliación profesional y familiar.
-   garantizar la participación de mujeres en órganos de gestión, comisiones y foros               científicos.

En la actualidad las mujeres astrónomas, en España, constituyen aproximadamente una cuarta parte del total del personal  que realiza su trabajo en las distintas universidades y observatorios españoles, pero los cargos directivos y de gestión siguen  todavía ocupados de forma mayoritaria por astrónomos varones. Hasta llegar a la situación actual han habido muchas científicas que han roto barreras para poder desarrollar su actividad, desde las que consiguieron estudiar en la universidad hasta las que alcanzaron puestos directivos. Una pequeña muestra de algunas de ellas son las que a continuación se relacionan:

ISABEL MUÑOZ-CARAVACA Y LÓPEZ-ACEVEDO (1848-1915). Pionera de la astronomía. Nació en Madrid pero desarrolló su actividad como maestra en Atienza (Guadalajara). Se dedicó a la astronomía instalando un telescopio en el jardín de su casa. Fue admitida en la Sociedad Astronómica de Francia y acompañó al astrónomo francés  Camille Flammarion que visito España para observar un eclipse de sol. 

ANTONIA FERRIN MOREIRAS (1914-2009). Fue la primera astrónoma gallega y la primera mujer en leer  una tesis doctoral en astronomía en el estado español, en 1963. Tesis doctoral titulada "Observaciones de pasos de estrellas por  dos verticales".  Inició sus investigaciones en el Observatorio de la Universidad de Santiago bajo la dirección de Ramón Mª Aller con quien colaboró casi durante veinte años. Al enfermar Ramón Mª Aller se presentó para sustituirlo pero, a pesar de su excelente currículo, la cátedra fue declarada desierta.

Mª ASSUMPCIÓ CATALA I POCH (1925-2009). Fue la primera astrónoma profesional de la universidad española, en 1971.  Su trayectoria científica se inició en 1952 como becaria y ayudante en la sección de astronomía del seminario de matemáticas de Barcelona, dependiente del patronato Alfonso X el Sabio del CSIC. Obtuvo el doctorado en Ciencias Matemáticas de la Universidad de Barcelona en 1970, con una tesis titulada “Contribución al estudio de la dinámica de los sistemas estelares: asimetría cilíndrica”. Durante más de treinta años efectuó investigaciones sistemáticas sobre manchas solares, a la vez que calculaba órbitas o eclipses. 

PILAR LÓPEZ DE COCA CASTAÑER. Fue la primera mujer astrónoma observacional al incorporarse en el Observatorio de La Cartuja en Granada. Defendió su tesis doctoral titulada "Fotometría de estrellas pulsantes tipo Delta-Scuti", en la Universidad de Granada (1986). Pilar López de Coca pertenece al grupo de personas que pusieron en funcionamiento primero el Observatorio del Mojón del Trigo de la Universidad de Granada, y posteriormente el Observatorio de Sierra Granada (IAA). Actualmente es investigadora en  el IAA.

MERCEDES PRIETO MUÑOZ.  Fue la  primera mujer astrónoma observacional en las Islas Canarias y segunda en España (1975). Investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias, en la actualidad está involucrada en el proyecto científico GOYA, que estudia las poblaciones galácticas en una época de alto ritmo de formación estelar. 

MATILDE FERNÁNDEZ HERNÁNDEZ. Ha sido Directora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) (2009-2013). Estudió Ciencias Físicas en la Universidad Complutense y presentó su tesis doctoral “Formación estelar: variabilidad de objetos en la etapa pre-secuencial principal”  en la Universidad Autónoma de Madrid (1993). Al finalizar estuvo trabajando dos años en la Universidad Nacional Autónoma de México y cinco años en Alemania en la Sociedad Max Planck. En la actualidad trabaja en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).

FRANCESCA FIGUERAS SIÑOL. Profesora del departamento de Física Cuántica y Astrofísica de la Universidad de Barcelona, Vicedirectora del Instituto de Ciencias del Cosmos de la UB y presidenta electa de la SAE.

MARGARITA HERNANZ CARBÓ.  Astrofísica que trabaja en el Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC). Hasta la fecha es la única Profesora de Investigación del Consejo Superior  de Investigaciones Científicas en el área de la astronomía y astrofísica. 

8 sept. 2016

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN 9. LADY MARY WOORTLEY MONTAGU - SISSEL-JO GAZAN

8/09/2016


La golondrina negra (2013), es una  novela  negra  escrita por la danesa Sissel-Jo Gazan, doctora en Biología. A su vez la trama esta protagonizada por una  bióloga y un policía que tratan de esclarecer la muerte de un investigador universitario,  en el departamento de Inmunología del Instituto de Biología de la Universidad de Copenhage.

La golondrina negra es una obra que a priori reunía muchos ingredientes para ser analizada desde la perspectiva en que son tratadas las mujeres científicas en una obra de ficción.

En la obra se presentan numerosas situaciones en los que  la científica protagonista Marie Skov  se ve sometida a conflictos emocionales por parte de su padre y de su marido. El papel autoritario del padre es evidente en su reacción cuando su hija, que había empezado a estudiar Medicina,   tras suspender varias veces un examen,  decide estudiar biología:

    "Cuando Marie suspendió el primer parcial oral (......). Frank estrelló los puños contra   la mesa con tanta fuerza que hizo bailar el plato de filetes rusos." (pág. 65).

Las dificultades de Marie para conciliar la vida familiar y la investigación ponen en evidencia a un marido machista y nada solidario. Algunas de estas situaciones de crisis familiar  aparecen en el texto bastante ridiculizadas:

   "A Jesper le cambiaban constantemente los turnos de guardia en el reparto de Cirugía  Ortopédica del Rigshospitalet y no paraba de repetir que necesitaba que en casa las  cosas marchasen como la seda, de modo que ella se dejaba la piel las veinticuatro horas   del día para que todo funcionara. Aun así, Jesper cada vez se mostraba más molesto  cuando la casa estaba desordenada, cuando no encontraba calce tineslimpios por la mañana,..". (págs 99-100).

El carácter andrócentrico de la ciencia aparece también reflejado en esta novela en boca de la hermana de la protagonista, cuando ésta comunica a la familia que ha finalizado su carrera de biológicas:

   "- Yo he terminado la carrera de Biólogicas- le explicó Marie.
     -  Mola; la Einstein de la familía." (pág 105).

En cuanto a la aparición de otros personajes científicos, la mayoría son hombres y casi todos ellos ficticios. Únicamente hay una  personaje real:  Benjamin Jetsy  (1736-1816), un grajero que inoculó a su mujer y a sus hijos pus de una vaca enferma de viruela para evitar que enfermasen, y al que la autora considera inventor de las vacunas. Resulta llamativo que para ilustrar esta historia, la autora no haya utilizado la fígura de Lady Mary Woortley Montagu (1689-1762), quién después de viajar a Turquía y ver como en ese país  trataban el tema de la viruela, inoculó de forma preventiva a su hija. Esto ocurrió, cincuenta y seis años antes del episodio de  Benjamin Jetsy.   




Isaac Asimov, en  su obra Momentos estelares de la ciencia (1984) recogía la aportación de Lady Mary Wortley Montagu a la historia de las vacunas en estos términos:

"Una noble inglesa, Lady Mary Wortley Montagu, regresó de un viaje a Turquía e informó que los turcos tenían el hábito de inocularse deliberadamente con líquido tomado de casos leves de la enfermedad. La persona inoculada contraía entonces una forma benigna de viruela y se inmunizaba a un coste muy bajo. Lady Mary tenía fe en sus observaciones e inoculó a sus propios  hijos." (pág. 73).

Lástima que Asimov le añadiera el siguiente comentario:

"Lady Mary era sin duda una mujer brillante, pero también una especie de mariposilla social; costaba tomarla en serio, y los médicos desde luego no  lo hicieron".(pág. 73). 


8 jul. 2016

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN. 8. MARIE CURIE, HERTHA AYRTON - OLOV ENQUIST


11/07/2016



Marie Curie es la científica más importante y más conocida, un nombre  que casi todo el mundo es capaz de recordar. No debe pues extrañarnos que sea la científica que más veces he encontrado en mis lecturas. En las novelas que se comentan a  continuación su figura ejemplifica situaciones, que ya hemos visto en otras entradas al blog de esta serie: se le rinde homenaje, es referente, y modelo o protagonista secundaria en  la narración.

Por ejemplo,  Marie Curie es un modelo, un referente para las protagonistas de La mujer que buscaba (2000) de la escritora egipcia Nawal El Saadawi y para la de La pulsión de la muerte (2012)  del escritor estadounidense Jed Rubenfeld.

 Otra novela en la que Marie Curie es un personaje de la propia narración es  El diario de Blache y Marie (2007),  del escritor sueco Per Olov Enquist. Es una obra de ficción creada por el autor a partir de los cuadernos que escribió, una de las protagonistas, Blanche Wittman, y que narra la relación de ésta y Marie Curie.

Otro aspecto a resaltar es la aparición en esta novela de la científica británica Hertha Ayrton.  Es ella quien acoge a Marie Curie, cuando ésta decide abandonar Francia acosada por las críticas
              “En mayo le llega una carta de su amiga inglesa Hertha Ayrton donde le pide que huya a Inglaterra. Decide partir. Hertha Ayrton es física y  sufragista” (Enquist, 2007: 230).

            Más adelante el autor describe la relevancia del trabajo científico de Hertha Ayrton, que en el año 2010  fue votada como una de las diez mujeres británicas más influyentes en la historia de la ciencia, con estas palabras:

Hertha Ayrton era una física mundialmente famosa que había realizado aportaciones decisivas en el campo de los movimientos y fenómenos ondulatorios electromagnéticos en agua oscilatoria. Durante la primera guerra mundial, sus descubrimientos tuvieron una aplicación práctica cuando un invento suyo The Ayrton Fan, contribuyó a mejorar la eliminación de los gases de combate que invadían las trincheras (Enquist, 2007: 230-231).   

  


1 jul. 2016

ESPACIOS DE SOLIDARIDAD. 2. ABUELAS INGENIERAS SOLARES

01/07/2016

                   

El Proyecto ABUELAS INGENIERAS SOLARES, que enseña a mujeres a fabricar paneles solares, se inició en el Barefoot College (India), en los años 90. Posteriormente The GEF Small Grants Program apoyó el programa de Barefoot y éste adquirió carácter internacional. El proyecto tiene como objetivo capacitar a mujeres de África, Asia  y América latina, para poder instalar paneles solares en las aldeas de sus respectivos países.

"La Escuela de los Pies Descalzos (Barefoot College), fue fundada en 1972 por Bunker Roy para poder dar educación, básicamente a mujeres. Está situada en Tilonia (India), una localidad  del estado de Rajasthan, a 100 km de  Jaipur, la capital del estado. El Barefoot College es el lugar donde las abuelas conviven durante seis meses y donde reciben la formación que necesitan para convertirse en ingenieras solares.

En la actualidad cada año participan en este proyecto  mujeres de edades comprendidas entre 40 y 50 años, de las cuales 100 proceden de la India y 80 de países de África, Asia y América latina. Durante seis meses estas mujeres reunidas en el Barefoot College aprenden a construir, instalar, utilizar, mantener y reparar paneles solares, además de compartir sus experiencias de vida. Las mujeres realizan su aprendizaje utilizando la mímica,  números y colores, para identificar las piezas de montaje, ya que  la mayoría son analfabetas. Al finalizar el proceso de aprendizaje y la convivencia, estas mujeres son reconocidas como ingenieras y están capacitadas para enseñar a otras mujeres de sus aldeas de origen.

La edad de las participantes, la mayoría de ellas abuelas, no es un hecho casual. Según las personas encargadas del proyecto la razón es que  "formar a mujeres mayores es una sabia inversión en recursos humanos. Se quedarán en el pueblo y no se interesarán en buscar trabajos en la ciudad. Solo quieren vivir cerca del campo,  de sus hijos e hijas, y de sus animales, y transmitir sus conocimiento a las nuevas generaciones".

Hasta la fecha la huella de Barefoot llega a 64 países, unas 750 abuelas repartidas por todo el mundo que han proporcionado energía eléctrica limpia a 1.160 pueblos. Esto se traduce en una reducción de cerca de 13 Tm. de emisiones de carbono por día y un ahorro anual de 500.000 litros de queroseno. Los paneles solares evitan el incremento de gases de efecto invernadero y permiten contribuir a frenar el cambio climático.

Las abuelas ingenieras solares se sienten orgullosas de haber sido capaces de abandonar sus aldeas, de haber convivido e intercambiado experiencias con otras mujeres y sobre todo de poder contribuir a que sus familias y su vecindario cuenten con luz eléctrica y a mejorar su calidad de vida.

Las experiencias de las abuelas solares  han sido recogidas en artículos de prensa y en documentales cinematográficos. El reportaje Abuelas solares de Burkina Faso, de Benoît Cros, formó parte del especial "África se pone verde" publicado en el diario.es (9.12.2015). Los documentales: Rafea y el sol (Mama Solar) (2012) y "Bring the Sun Home" (2013), son una muestra de ello. En Rafea y sol dirigido por Mona Eldaief y Jehane Noujaim se plasma el viaje a Barefoot de una mujer beduina de Jordania, y en Bring the Sun Home,  dirigido por Chiara Andrich y Giovanni Pellegri, las protagonistas de esta  experiencia son  un grupo de mujeres latinoamericanas.  

22 jun. 2016

EL EFECTO "THE OLD BOYS´CLUB" EN LOS PREMIOS CIENTÍFICOS

20/06/2016



Foto oficial de los  ganadores  de los Premios BBVA Fronteras del Conocimiento

Autoras feministas anglosajonas definen el efecto THE OLD BOYS´CLUB como el fenómeno que empuja a una cooptación sistemática e inconsciente de hombres, sin recordar que hay mujeres, como si el mundo fuese asexuado, o con un solo sexo, el masculino. Es decir los hombres tradicionalmente funcionan como un clan que solo "ve" a otros hombres cuando tiene que seleccionar, nombrar para un puesto o reconocer  méritos. 

El efecto "old boys´club" me ha venido a la mente cuando, en un plazo de quince dias, he visto las noticias de la concesión de dos premios científicos:  LOS PREMIOS REI JAUME I  y LOS PREMIOS FUNDACIÓN BBVA FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO.

Los premios Jaume I se conceden desde 1989 y tienen como finalidad la promoción de la investigación y el desarrollo científico en España. En la actualidad existen ocho categorías: Investigación básica, Economía, Investigación Médica, Protección Medioambiental, Nuevas Tecnologías, Emprendedor, Urbanismo, Paisaje y Sostenibilidad y por último premio al Compromiso Social.  Este año un jurado  formado totalmente por hombres ha concedido todos los premios a hombres.

                                           
                                            Jurado Premios Jaume I

Lo sucedido en la convocatoria de este año no es un hecho aislado; al consultar la web oficial de los premios he encontrado que desde 1989, las mujeres apenas han estado presentes en la concesión de estos premios. Las mujeres representan  apenas un 6% de las personas galardonadas y un 16%  de las personas que han sido jurado en las distintas convocatorias.

Las científicas distinguidas con este reconocimiento han sido: La viróloga MARGARITA S ALAS FALGUERAS (1994), la médica MERCEDES RUIZ MORENO (1996), la química GABRIELLA MORREALE DE CASTRO (1998), la médica MANUELA MARTÍNEZ REGULEZ (2001), la bióloga Mª ANTONIA BLASCO MARHUENDA (2007), la bioquímica  Mª ANGELA NIETO TOLEDANO (2009),la farmacóloga Mª JOSÉ ALONSO FERNÁNDEZ (2011),   y la experta en investigaciones cardiovasculares LINA BADIMÓN MAESTRO (2014).

Los premios Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento se  conceden desde 2008 y pretenden reconocer e incentivar la investigación y creación cultural de excelencia, en especial a aquellas contribuciones de amplio impacto por su originalidad y significado teórico, así como por su capacidad para desplazar hacia delante la frontera de lo conocido. Estos premios de carácter internacional se conceden en ocho categorías: Ciencias Básicas (Física, Química y Matemáticas), Biomedicina, Ecología y Biología de la Conservación, Tecnologías de la Información y la Comunicación, Economía, Finanzas y Gestión de Empresas, Música Contemporánea, Cambio Climático y Cooperación al Desarrollo.

En la ultima convocatoria ninguna mujer ha merecido esta distinción  y en los jurados de las distintas categorías las mujeres han representado un 13% del total. La nula presencia de mujeres entre las personas galardonadas ha sido una tónica general en todas las convocatorias, excepto en el año 2012 cuando la matemática belga INGRID DAUBECHES fue distinguida con el premio en la categoría de Ciencias Básicas, la ecóloga marina estadounidense JANE LUBCHENCO recibió el de Ecología y Biología de la Conservación y la química atmósferica estadounidense SUSAN SALOMON el de Cambio Climático.

El efecto "old boys´club" no es exclusivo de los premios y distinciones. Aparece también recogido en el LIBRO BLANCO DE LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES EN LA CIENCIA ESPAÑOLA (2012) para hablar de los resultados de promoción a cátedra de una mujer frente a un varón, en función de la composición por género de los comités de las habilitaciones a cátedras y titularidades en las universidades españolas. 



Nota: Algunas de estas mujeres han sido tratadas en este blog:

10/01/2013. SUSAN SOLOMON, PRIMERA MUJER QUE MIDIÓ EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO.
22/04/2013. MARGARITA SALAS FALGUERAS
02/09/2015. 10 BIÓLOGAS QUE NO ESTÁN EN LOS LIBROS DE TEXTO Y DEBERÍA ESTAR (Margarita Salas Falgueras, Mª Antonia Blasco Marhuenda)
05/06/2014. Día Mundial del Medio Ambiente (Jane Lubchenco) 

16 jun. 2016

MUJERES AFRICANAS QUE VAN ABRIENDO CAMINOS. SAARA KUUGONGELWA-AMADHILA

                                                                 Foto.: Internet

16/06/2016

SAARA KUUGONGELWA-AMADHILA (1967-). Primera ministra de Namibia desde el 21 de marzo de 2015.


Saara nació en Okahao, una población del norte de Namibia. País que abandonó a los trece años al exiliarse su familia a Sierra Leona, donde estudió enseñanza primaria y secundaria. Posteriormente se trasladó a los Estados Unidos, allí se graduó en Economía por la Universidad Lincoln en Filadelfia. Al finalizar sus estudios en 1994 volvió a su país.


Obtuvo su primer cargo de responsabilidad a los 27 años cuando fue nombrada Directora General de la Comisión Nacional de Planificación Nacional. En el año 2003 fue nombrada Ministra de Hacienda cargo en el que ha pertenecido hasta que, en marzo de 2015, el presidente electo Hage Geingob la nombró primera ministra, siendo la primera mujer de su país en ostentar este cargo. 


Su compromiso para promover la equidad de género y el reconocimiento de los derechos de las mujeres es público y notorio. Ha realizado grandes esfuerzos para conseguir el empoderamiento de las mujeres, promulgando leyes para promover la igualdad tanto a nivel público (parlamento, empleo) como en el ámbito familiar. En el año 2015 Namibia ocupó la posición 16º en el Indice de Brecha de Género del Fondo Económico Mundial (España el 25º), un año antes Namibia ocupaba el 40º.
Algunos de los logros políticos en pro de la igualdad han sido el aumento del número de mujeres en el Parlamento y a nivel ministerial, en la actualidad el número de mujeres representa un 38% del total. Existe en el partido de gobierno un mecanismo, llamado "cebra", por el que se regula que cada funcionario masculino debe tener un adjunto femenino y viceversa.

Saara Kuugongelwa y Ellen Johnson Sirleaf (Liberia) son las dos únicas mandatarias de máximo nivel en el continente africano. Les acompañan: Angela Merkel (Alemania), Kolinda Grabar-Kitarovic (Croacia), Marie Louise Coleiro Preca (Malta), Erna Solber (Noruega), Dalia Grybauskaite (Lituania), Beata Szydio (Polonia), en Europa. Bidhya Devi Bhandari (Nepal), Sheikh Hasina (Bangladesh), Ameenah  Gurib-Fakim (I.Mauricio), Hilda Heine (I. Marshall), Tsai Ling-Wen (Taiwan), Park Geun-Hye (Corea del Sur), en Asia. Y, Michelle Bachelet (Chile) y la, en estos momentos, suspendida Dilma Rousseff (Brasil), en América del Sur.

2 jun. 2016

EL PREMIO ADA BYRON A LA TECNÓLOGA DEL AÑO.

                                                        Foto.: Internet

02/06/2016

El Premio Ada Byron a la mujer tecnóloga del año está patrocinado por la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Deusto, la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), y la Fundación del Banco de Sabadell, y cuenta con la colaboración del  Instituto Vasco de la mujer (Emakunde), la Diputación Foral de Bizkaia, la Alianza para la excelencia científico tecnológica (IK4), el Ayuntamiento de Bilbao y la Agencia Vasca de Innovación (Innobasque).

El Premio Ada Byron es un reconocimiento de ámbito estatal, que se otorga a mujeres que han destacado en el ámbito de las Nuevas Tecnologías. Asimismo  tiene como objetivos: dar visibilidad al trabajo de  mujeres dentro del mundo de la tecnología; enriquecer a la sociedad con eventos de difusión tecnológica; fomentar vocaciones tecnologas, especialmente vocaciones femeninas; visibilizar socialmente la importancia de las tecnologías para el crecimiento económico.

El Premio Ada Byron se otorga desde el año 2014 y, hasta la fecha, han recibido este reconocimiento: MONTSERRAT MEYA LLOPART, ASUNCIÓN GÓMEZ-PÉREZ y NURIA LLOPART RAMÍREZ, como premiadas y ANDREA BLANCO y BEGOÑA GARCÍA-ZAPIRAIN   como accésit

MONTSERRAT MEYA LLOPART (Albacete, 1948). Recibió el premio Ada Byron en su primera edición (2014). Elicenciada y doctora en Lingüística por la Universidad de Barcelona, realizó su tesis doctoral sobre Traducción automática, en colaboración con el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Ha trabajado como analista de sistemas y programadora en los laboratorios de Siemens, en Munich y ha dirigido el departamento de Inteligencia Artificial  del  centro Siemens de Barcelona.
Su labor investigadora se desarrolló, inicialmente,  en las tecnologías de la información para integrar el lenguaje natural, en los procesos de la base de datos y procesadores de texto. Posteriormente se introdujo en el mundo de la inteligencia artificial y en el de la traducción autómatica entre múltiples lenguas. 

ASUNCIÓN GÓMEZ-PÉREZ (Azuaga. Badajoz, 1967). Fue reconocida con el Premio Ada Byron en el año 2015. Licenciada en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid. Experta en Inteligencia Artificial. Fue la primera mujer que obtuvo una cátedra en el campo de la Inteligencia Artificial.

NURIA OLIVER RAMÍREZ (Alicante, 1970). Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en Madrid. Hizo estudios de posgrado en el MIT y trabajó, hasta el año 2007, en Microsoft Research en Redmon (Seattle). Ése año regresó a España y se incorporó al centro de investigaciones I+D de Telefónica en Barcelona. Centro del que actualmente es directora.
En abril de 2016 recibió el premio Ada Byron, en su tercera edición.
Desde sus estudios de posgrado ha trabajado en el desarrollo de oficinas inteligentes, pantallas táctiles, tintas electrónicas, ropa inteligente, etc. Posee más de 40 patentes registradas.

ANDREA BLANCO REDONDO (Valladolid, 1983). Fue distinguida con un accésit en la primera edición del premio Ada Byron. Es Ingeniera de telecomunicaciones experta en fotónica, estudia la luz, las maneras de generarla, de manipularla o detectarla y todas las cosas útiles que se pueden hacer con ella, como son los láseres, las fibras ópticas o los equipos de diagnóstico médicos basados en tomografía axial.

BEGOÑA GARCIA-ZAPIRAIN (San Sebastián 1970). Reconocida con el accésit del año 2015. Es ingeniera de telecomunicaciones y doctora en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial con una tesis sobre un algoritmo para regenerar la voz esofágica de personas laringectomizadas.
Su actividad investigadora se centra principalmente en el procesado digital de señales biológicas y en el desarrollo de nuevas tecnologías aplicadas a la mejora de la salud y la calidad de vida.
En marzo de 2016 recibió el Premio Mujer y Tecnología- Fundación Orange, en su primera edición. 

Todas ellas son conscientes de la escasa presencia de mujeres  en el mundo de la tecnología y cuando han sido  entrevistadas han dado su opinión sobre esta problemática 

Así contestaba Asunción Gómez-Pérez a una pregunta sobre el papel de las mujeres en el campo de la tecnología:

Tu trayectoria profesional y personal, sin duda, pone en valor el papel de la mujer en el campo de la tecnología. ¿Cuál es tu mensaje para esta sociedad dominada por los hombres?
Tenemos que luchar por darle valor a la mujer en el campo tecnológico desde una perspectiva de complementariedad; es decir, las mujeres a fecha de hoy estamos igual de formadas que los hombres, y sin embargo, son pocas las mujeres que llegan a tomar decisiones en el plano tecnológico, en empresas de base tecnológica y también en la universidad. Es frecuente ver que en reuniones y tribunales los hombres cambian, pero las mujeres somos casi siempre las mismas. Las mujeres aportan temas y visiones complementarios en todo tipo de reuniones, pero tenemos que ser más y no siempre las mismas.

En esta línea están las opiniones de Nuria Oliver, que introducen la necesidad de que existan referentes femeninos para fomentar el aumento de chicas en los campos de la tecnología.

En un sector como la tecnología asociado más a los hombres, ¿cómo ves el papel de la mujer actualmente en España? ¿Qué queda por mejorar?

Efectivamente hay poquísimas mujeres que trabajen en posiciones técnicas y en empresas tecnológicas; aún hay menos mujeres que ocupen posiciones de responsabilidad en dichas empresas y lo que quizás es incluso más preocupante es que hay muy pocas chicas que eligen estudiar carreras técnicas. Sin embargo, la diversidad de género en estas profesiones es muy baja y desgraciadamente no parece ir en aumento. La diversidad es necesaria en cualquier disciplina, ya que está demostrado que la diversidad enriquece y tiene un impacto positivo en la productividad, la innovación, la toma de decisiones y la dinámica de los equipos. Por tanto, estamos perdiendo competitividad por no tener más diversidad de género en el sector tecnológico.
Algunas acciones que pienso que serían beneficiosas incluyen: desmontar estereotipos sobre quien trabaja tecnología y en qué consisten los trabajos; poner en valor el potencial de la tecnología como herramienta fundamental para afrontar los retos a los que nos enfrentamos como especie humana; destacar las ventajas de los trabajos tecnológicos de cara a la conciliación familiar ya que suelen permitir teletrabajar muy fácilmente; dar visibilidad a las mujeres que trabajan en tecnología para proporcionar rol models a los niños y niñas que puedan servirles de inspiración; crear acciones y programas con contenidos y foco científico tecnológico para acercar la ciencia y la tecnología al ciudadano medio y, sobre todo, a los niños y niñas; crear redes de mentores y apoyar el crecimiento profesional del talento femenino.
Las reflexiones de  Andrea Blanco Redondo sobre su evolución ideológica personal son también muy esclarecedoras:

«Si con 18 años hubiese visto este premio, habría pensado: '¿Y por qué a la mujer tecnóloga? ¡Eso también es discriminatorio!'», dice. Una vez encaminada en la investigación, sin embargo, su visión es muy distinta y advierte de que «sigue haciendo falta tratar este tema y poner esfuerzos en corregir esta desigualdad, porque es real». Ella, asegura, sigue sin tener «miedo por ser mujer», pero sí reconoce que aún encuentra ambientes donde la presencia femenina es muy reducida. «Y eso a veces es intimidatorio».

Y por último las reflexiones de  Begoña Garcia-Zapirain  que también inciden en la necesidad de visibilizar a las mujeres tecnólogas, para que la sociedad en general y las chicas en particular tengan referentes. Ella apunta además un nuevo elemento a considerar: la necesidad de discriminación positiva para poder romper el techo de cristal.

«En un mundo ideal no haría falta la discriminación positiva, pero es cierto que hoy en día, por las propias tendencias de la sociedad, sigue habiendo una tendencia, aun a igualdad curricular, a colocar a hombres en puestos de responsabilidad», reflexiona García-Zapirain, quien destaca que premios como éste permiten «dar visibilidad y concienciar» de que las mujeres pueden desarrollar -y que de hecho ya lo están haciendo- un papel importante en «puestos de relevancia» en investigación y en gestión. «Premios así ayudan a cambiar la mentalidad».Y también, visibilizando el trabajo que muchas mujeres desarrollan ya en el ámbito de la tecnología, «inspiran a chicas jóvenes» a seguir su vocación.

La propia García-Zapirain, que es investigadora principal en el equipo de investigación DeustoTech Life sabe de primera mano que, aunque a veces pueda estar «un poco tapado», en realidad «hay muchas mujeres trabajando en tecnología». Su propio equipo de investigación es un ejemplo. «Tenemos un equipo muy paritario, y no es que elija los currículos en absoluto pensando en cuotas; pero es cierto que tenemos muchas candidatas, quizá porque al ver que la investigadora principal es una mujer, las anima más».