17 sept. 2014

16/09/2014 ¿POR QUÉ LO TIENEN TAN DIFÍCIL LAS DEPORTISTAS ?

Este verano   nadadadoras, waterpolistas y atletas  españolas han obtenido grandes éxitos que han puesto en evidencia el poder del deporte femenino. Y ello a pesar del tratamiento y la escasa repercusión que han tenido en los medios de comunicación y de las dificultades que tienen que vencer para superar las numerosas situaciones de discriminación que encuentran a la hora de practicar deporte.

Se puede hacer una enumeración más o menos exhaustiva de  las dificultades que tienen nuestras deportistas. Estas son algunas de ellas:

1. DISCRIMINACIÓN LEGAL. Existencia de  una legislación retrógada que impide que en los deportes donde hay una liga profesional masculina pueda existir una femenina: el  futbol femenino nunca podrá ser profesional.
Esta misma legislación establece la segregación obligatoria en competiciones deportivas cerrando el camino a equipos mixtos. Solo a niveles no profesionales, y tras muchas dificultades y trabas alguna deportista consigue jugar en un equipo masculino.

2. TECHO DE CRISTAL. La insignificante presencia de mujeres entrenadoras, juezas de competición, árbitras, directivas de federaciones y de clubes deportivos es un hecho incontestable. Por ejemplo,  en España hay 15.669 árbitros de futbol y de ellos únicamente 544 son mujeres. 

3. INFRAVALORACIÓN DE LOS ÉXITOS CONSEGUIDOS. Existe un desprecio mas que evidente por los éxitos conseguidos por las deportistas. Nunca he visto abrirse la sección de deportes de los telediarios con imágenes de un logro femenino.
También es constatable la escasa repercusión social del deporte femenino, debido a las nulas o escasas retrasmisiones de acontecimientos deportivos donde compiten mujeres.

4. PUBLICIDAD SEXISTA. Utilización generalizada del cuerpo de las deportistas para hacer publicidad de un acontecimiento deportivo.



 
5. HIPERSEXUALIZACION DEL CUERPO DE LAS ATLETAS. El diseño de los equipamientos deportivos están concebidos, con algunos casos realmente indignantes, para presentar a las deportistas como objetos sexuales, y sin tener en cuenta para nada si les dificultan la práctica deportiva.

6. DISCRIMINACIÓN ECONÓMICA. Sueldos bajos y escaso apoyo de los patrocinadores deportivos. Por ejemplo, las futbolistas de primera división no son ni mileuristas y la campeona del mundo de bádminton solo ha podido desarrollar su actividad deportiva  gracias al crowdfunding, una campaña de micromecenazgo para conseguir apoyo económico. 
Existen asimismo discriminaciones sexistas en el reparto de presupuestos: si a un club le falta dinero, los primeros afectados son los equipos y las atletas femeninas.
Finalmente,  existen diferencias en la cuantía de premios y becas para competiciones o atletas según el sexo, aunque en España,  la ley de igualdad corrigió esta discriminación al menos en las ayudas oficiales.

7. USO DE UN LENGUAJE ORAL Y ESCRITO SEXISTA. Existen numerosos rasgos comunes en el tratamiento  de las noticias relacionadas con las actividades deportivas femeninas: uno de ellos, consiste en minimizar lo que hacen las deportistas refiriéndose a ellas como  "las chicas" hecho que apenas pasa en el caso de los deportistas masculinos. Otro es no nombrarlas sino utilizar el nombre de un animal o un ser mitológico para referirse a ellas: guerreras, sirenas,...




8. FALTA DE MEDIDAS CORRECTORAS PARA ACABAR CON LA DISCRIMINACIÓN EN EL DEPORTE. En este aspecto no hay avances considerables, a pesar de existir numerosas propuestas para ello, y de la existencia de  muchos colectivos concienciados. Por ejemplo, que el futbol femenino se  incluya en las quinielas y que parte de la recaudación de las mismas se destine a su promoción.

9. INVISIBILIDAD DE LAS MUJERES DEPORTISTAS. Pocas personas conocen los logros, los rostros y la actividad  deportiva de LAIA SANZ, CAROLINA MARIN, JESSICA VALL, MIREIA BELMONTE,  JENNIFER PAREJA, MAICA GARCÍA, RUTH BEITIA, DIANA MARTIN,....todas ellas deportistas de élite a nivel mundial.


Es  por tanto evidente que las dificultades de  las deportistas españolas se producen porque socavan los cimientos de uno de los últimos reductos del machismo. Reducto que hasta esta fecha no "ha permitido" que ningún deportista   gay pueda o se atreva a hacer pública su homosexualidad,  lo que provocaría el rechazo de las aficiones  y de las marcas comerciales que los patrocinan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada