11 sept. 2014

11/09/ 2014 AÑO INTERNACIONAL DE LA CRISTALOGRAFÍA. MUJERES CRISTALÓGRAFAS

      

La Asamblea General de Naciones Unidas proclamó 2014 Año Internacional de la Cristalografía, conmemorando de esta manera, no solo el centenario de la difracción de rayos X como herramienta para el estudio de la materia cristalina, sino también el 400 aniversario de la observación de simetría en los cristales de hielo (Kepler,1611), que dio comienzo al estudio profundo de la simetría en los materiales.

En  1912, Max von Laue, de la Universidad de Munich, observó que los rayos X producían unos puntos característicos en una placafotográfica al atravesar unos cristales de sulfato de cobre. Ese mismo año, William Henry Bragg, profesor de la Universidad de Leeds, reprodujo estos experimentos con su hijo William Lawrence. Este  descubrió que la longitud de onda de los rayos X estaba relacionada con las distancias que separaban los átomos en el cristal y con las posiciones de los puntos en el diagrama, relación matemática que desde en tonces se denomina ley de Bragg, por la que ambos recibieron el premio Nobel de Física en el año 1915.   
Al ser la cristalografía un área relativamente joven, la incorporación de las mujeres a la misma se realizó desde sus comienzos y casi en igualdad que los hombres. De los 18 primeros discipulos de Bragg padre 11 eran mujeres. Los logros alcanzados por mujeres han sido particularmente importantes,  las estructuras del benceno, el diamante, el ADN, la penicilina, la insulina, la vitamina B12 y los ribosomas han podido ser establecidas gracias a mujeres cristalógrafas como Kathleen Yardley LONSDALE   Rosalind FRANKLIN, Dorothy HODGKIN CROWFOOT y Ada YONATH.



KATHLEEN YARDLEY LONSDALE (1903-1971), nacida en Newbridge, al sur de Dublin es considerada la pionera de la cristalografía. Fue estudiante y mas tarde colaboradora de W. H. Bragg en el Laboratorio Davy Faraday en Londres. En los inicios de su carrera como
 
cristalografa analizó la estructura del ácido succínico, posteriormente determinó la estructura de un derivado del benceno y editó la Tablas Internacionales de Cristalografía de Rayos-X y estudió las características y propiedades del diamante.  En 1966, una de las variantes de cristalización del diamante fue denominada lonsdaleita.

En 1942, a la muerte de Bragg fundó su propio departamento de cristalografía en el University College, donde fue la primera mujer en obtener una cátedra. Tres años después fue aceptada como miembro de la Royal Society of London y, en 1956 fue condecorada con el título honorífico de Dama del Imprerio británico. Además de cristalógrafa fue una mujer con grandes inquietudes pacifistas escribiendo el libro Is Peace Possible?. (1956).
Murió de cáncer, el Londres a los 68 años y diez años mas tarde el edificio de  química del University College fue renombrado Kathlenn Lonsdale Building
  
ROSALIND FRANKLIN (1920-1958). Nació en Londres en 1920 y, a pesar de que a su padre no le gustaba que fuera a la universidad, en 1938 aprobó el examen de ingreso en física y química de la Universidad de Cambridge. Entró en contacto con la cristalografía cuando conoció al profesor William Lawrence Bragg (Premio Nobel en 1915), hecho que tanto influiría en su actividad científica posterior.  En 1947 se instaló en París donde aprendió y dominó las técnicas de la difracción de los rayos X, adquiriendo tanta experiencia, que en 1950  John Randall, director del laboratorio del King´s College de Londres  le ofreció
ocuparse de una unidad de investigación y es en ese laboratorio donde realizó sus investigaciones sobre la estructura del ADN. Su llegada e integración en el King´s College no fue nada fácil, creía que iba a trabajar sola cuando realmente tuvo que hacerlo  bajo la dirección de Maurice Wilkins. Éste enseño a Watson, sin el conocimiento de Rosalind  uno de los diagramas de difracción del ADN sobre los que ella  trabajaba,  Watson se dio cuenta inmediatamente de que el modelo de hélice era correcto y unas semanas después él y su colega Crick presentaron su propuesta para el ADN que fue publicada el 25 de abril de 1953 en la revista Nature. Las relaciones entre los protagonistas del descubrimiento de la estructura del ADN fueron muy tensas,  tal como se recoge en el libro de  Watson  “La doble hélice”. En 1953 Rosalind abandono el King´s y el ADN y se trasladó al laboratorio de Bernal en el Birkbeck College e inició sus investigaciones sobre el virus del mosaico del tabaco, un año más tarde se incorporó a ese laboratorio  Aaron Klug (Premio Nobel en 1982) con quien trabajó  hasta su muerte de cáncer en abril de 1958. J. Watson, F. Crick y M. Wilkins obtuvieron en 1962 el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por su descubrimiento de la estructura del ADN.  Los Nobel no se conceden con carácter póstumo y R. Franklin nunca pudo compartir la gloria del descubrimiento de la estructura del ADN a pesar del papel crucial de su trabajo. Han tenido que pasar más de cincuenta años para que  se reconociera su aportación incluso por el propio Watson quien en 1999 admitió que las fotografías de Rosalind “iluminaron sus investigaciones”

DOROTHY HODGKIN CROWFOOT (1910-1994) es la única mujer inglesa que ha logrado el Nobel en ciencias, concretamente en química en el año 1964. Estudió química y cristalografía y sus características más relevantes fueron, haber rechazado siempre de forma vehemente cualquier sugerencia acerca de que su género fuera obstáculo a su progreso, y el alto número de mujeres, la mayoría científicas, que la apoyaron y ayudaron a lo largo de su vida. Las estructuras en las que trabajó, ioduro de colesterilo, penicilina, vitamina B12, pepsina, insulina, lisozima, eran todas médicamente importantes, pero las
escogió por ser científicamente interesantes y a priori resolubles con los métodos de que disponía. Sin duda fue su búsqueda de soluciones bellas y exactas a problemas difíciles, tardó 35 años en resolver la estructura de la insulina, lo que motivó a Dorothy para superar las dificultades que el trabajo experimental, matrimonio, maternidad e incluso el dolor físico (padecía artritis reumatoide desde los 28 años) conllevan, para convertirse en una de las mayores científicas del siglo XX.

Aunque sólo sus méritos científicos justifican su fama, trabajó activamente por la paz y promocionó colaboraciones científicas entre los diferentes polos geográficos, con la idea de lograr un mayor y mejor conocimiento y comprensión internacional. Desde el punto de vista de las reivindicaciones sociales para las mujeres, mencionar que fue la primera mujer de Oxford que recibió del Somerville College donde trabajaba como Fellow, un salario de 100 libras por trimestre durante su ausencia por maternidad a raíz del nacimiento de su primer hijo en 1939. La propia universidad no estableció una política de maternidad hasta 1971, que la ley británica no aprobó hasta 1975.
            Colaboradora de Bernal, con la ayuda de Sir Robert Robinson fue pionera de la cristalografía en Oxford resolviendo centenares de estructuras de moléculas para las universidades y laboratorios de investigación o industriales. Hasta 1940 publicó como Crowfoot, utilizando el nombre de casada Hodgkin en la primera nota sobre la vitamina B12. Su vida ha sido un ejemplo de que existen formas alternativas de hacer ciencia, sin caer en competitividades feroces jalonadas de zancadillas, ambiciones o actuaciones deshonestas.

ADA YONATH (1939-), israelí, recibió en 2009 el Nobel compartido con Thomas Steitz y Venkatraman Ramakrishnan por sus estudios sobre la estructura y función de los ribosomas.
Ella considera que en sus investigaciones, la pregunta está en la biología, el método dentro de la física (difracción de rayos-X) y la interpretación es matemática (los modelos permiten generar imágenes en 3D y alta resolución), pero la respuesta está en la química. Sus estudios sobre la estructura de los ribosomas han ayudado a conocer las diferencias entre los de las células humanas y los de las bacterias. Ello ha permitido diseñar nuevos antibióticos que atacan a los organismos patógenos y producen menos resistencias. En un futuro se podría tratar de bloquear el ribosoma de las células tumorales, pero no así el de las sanas.


Mas información en Mujeres en ciencia y tecnología  UNED ciencias 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario