27 jun. 2014

27/06/2014 MUJERES AFRICANAS QUE VAN ABRIENDO CAMINOS. SEGENET KALEMU

SEGENET KALEMU, biologa especialista en patología de plantas. Premio l´Oréal-Unesco for Women in Science  2014 por África y los Países Árabes.


                                                                                   Foto. Internet
Nació en Fenote Selam, una pequeña aldea de Etiopia, pasó su infancia realizando numerosas actividades  relacionadas con el cultivo y la recolección de plantas  destinadas a la alimentación familiar. Actividades prioritarias para casi todas las mujeres en las aldeas de África  que  siempre se realizan en detrimento de su asistencia a la escuela. A pesar de ello estudió secundaria en Debre Markos y comenzó su educación universitaria en la Universidad de Alemaya,  más tarde se matriculó en la de Addis Abeba siendo la primera mujer  de su región en asistir a la universidad.

Paradojicamente Segenet consiguió realizar  estudios universitarios porque sus padres no pudieron encontrarle un marido debido a su carácter rebelde. También impuso sus deseos a la hora de elegir su carrera frente a los depues su padre que quería que estudiara medicina. Ella eligió estudiar  agricultura influida  por  un suceso ocurrido cuando tenía 15 años: una plaga de langostas destruyó todos los cultivos de su aldea.

Al finalizar sus estudios en Etiopía se trasladó a EE.UU, al obtener una beca para realizar su doctorado en la Universidad de Cornell. Permaneció en  EE.UU desde  1983 hasta el año 2004, posteriormente viajó a Cali (Colombia) para trabajar en el Centro Internacional de Agricultura Ecológica.   En Colombia descubrió una planta la Brachiaria, utilizada como alimento para el ganado y que originalmente procede de África.

En el año 2007 Segenet Kalemu regresó al continente africano. Obtuvó una beca de seis millones de euros de la Swedish International Devolopment Cooperation Agency para reintroducir a la Brachiaria, una planta que como ella misma describe "tiene un sistema de raíces muy extensivo que enriquece el suelo, previene la erosión y  puede crecer en zonas húmedas o secas y también tiene la capacidad de reducir la emisión de gases de efecto invernadero". En la actualidad hay cultivos de estas plantas en Kenia, Uganda y Ruanda.

En la actualidad es Directora general del International Center for Insect Physiology and Ecology (ICIPE) en Nairobi (Kenia), siendo la primera mujer que dirige este centro. EL ICIPE se fundó en el año 1970 y en él se realizan investigaciones y se promueven ayudas a comunidades rurales y urbanas con pocos recursos para poner en práctica estrategias para el control de plagas agrícolas y vectores de enfermedades y para la explotación de insectos útiles. 

El pasado mes de marzo recibió el premio L´Oréal-Unesco for Women in Science  por sus investigaciones que han permitido descubrir unos microorganismos  simbióticos de  las plantas forrajeras que  mejoran la capacidad de las plantas para resistir las enfermedades y adaptarse al cambio medioambiental.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada