18 nov. 2013

18/11/2013 El TIFÓN HAIYAN DESDE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO


Los  desastres naturales (inundaciones, tsunamis, huracanes, etc.) originan y  agravan las situaciones de desigualdad de las mujeres en los países  donde ocurren. Ya sucedió en Haití, y ahora ocurre en Filipinas.

En los primeros  momentos de una catástrofe tener  acceso a  la información es fundamental, para poder enfrentarse ella. Pero las mujeres que constituyen el 64% de las personas analfabetas del mundo tienen serios problemas para comprender las instrucciones de evacuación  que emiten las autoridades locales. A esto hay  que añadir su generalizado aislamiento doméstico  y sus responsabiliades en el cuidado de criaturas  y personas mayores que les impide desplazarse a zonas seguras.

En las situaciones posteriores a los desastres se multiplican sus responsabilidades para poder proporcionar agua y alimentos a las personas bajo su cuidado. Muchas veces deben permanecer en lugares inseguros con sus  familiares incapacitados que no pueden ser evacuados. 
                                                                       Foto.:Internet
Situaciones de  embarazo y  lactancia incrementan la vulnerabilidad de las mujeres, pues tienen mayores necesidades nutricionales y su movilidad limitada. La aparición de epidemias,  por la acumulación de cadaveres y  la falta de agua potable también inciden en la situación de las mujeres ya que a veces   tienen menor acceso a los servicios médicos  que los hombres y además su carga de trabajo se ve incrementada, por el tiempo que invierten en cuidar a las personas enfermas.
Se incrementan las posibilidades de abusos sexuales ya que hay escasas medidas de protección y vigilancia en los campamentos provisionales que se levantan para  las y los damnificados, donde la mayoría de las veces hombres, mujeres y niñas comparten los servicios sanitarios y de higiene.
Tras un  desastre natural las mujeres tienen menos posibilidades de encontrar empleo ya que la oferta laboral suele estar enfocada a roles masculinos

Todas estas circunstancias  hacen  necesaria la inclusión de la perspectiva de género en cualquier acción solidaria que se realice en una zona afectada por una catástrofe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada