18 may. 2017

CIENTÍFICAS EN LA LITERATURA DE FICCIÓN 12 . MARGARET MEAD-SUE HUBBELL


 19/05/2017


Un año en las bosques, de la autora americana Sue Hubbell (Ed. errata naturae. 2016), es un libro que he leído recientemente. Me motivó a ello  descubrir en la contraportada que la autora era bióloga de formación, y leer el siguiente  texto:

"La historia de una mujer que construye por sí sola una nueva forma de felicidad y que, de paso, nos descubre, como bióloga y amante de la naturaleza, los secretos de todas las criaturas vivas con las que convive cada día. La historia, por tanto, de una verdadera revolución vital: la búsqueda de una nueva existencia en la que es la propia naturaleza quien le ofrece el conocimiento para decidir quién es ella misma."

Mujer, bióloga y naturaleza eran los ingredientes perfectos para  iniciar su lectura, y para analizar, una vez más, la relevancia y tratamiento que las  mujeres científicas tienen en la narrativa.

La protagonista, Sue Hubbell, abandona la costa este de los EE.UU para instalarse en una cabaña en las montañas Ozarks, al sureste de Missouri, y dedicarse a la apicultura. El libro recoge el día a día de su  experiencia vital durante las cuatro estaciones. 

A lo largo de la obra hay numerosas referencias a científicos masculinos: Linneo, Dugès, Brennan, Fabre,... , y solo  casi al final de la obra aparece la mención de una científica, la antropóloga MARGARET MEAD, para apoyar sus reflexiones acerca del papel de las mujeres maduras y su capacidad para tomar decisiones radicales sobre el futuro de sus vidas:

"A veces me pregunto en qué lugar encajamos las mujeres maduras en el diseño de las cosas, una vez que la construcción del nido ha perdido su encanto. Hace una generación, Margaret Mead, que tenía una respuesta bastante buena para esa cuestión, se preguntaba lo mismo, y apuntaba que en otras épocas y otras culturas habíamos tenido nuestro papel (pág. 261)".

" Si, somos muchas, pero todas tan diferentes que no estoy cómoda con un análisis sociobiológico, y sospecho, como Margaret Mead, que la solución es personal e individual. Como nuestra cultura no nos ha asignado ningún papel real, podemos crearlo nosotras mismas. Ésta es una buena época para ser una mujer madura con personalidad, fuerza y agallas. Somos increíblemente libres. (pág.262).


MARGARET MEAD (1901-1978) nació en Filadelfia. Asistió a clases de Antropología en el Bernard College. Realizó su primer trabajo de campo en Samoa, fruto del cual publicó en
1928 el conocido Coming of Age in Samoa. Durante los años 20 y 30 realizó numerosas expediciones a las islas del Almirantazgo, a Nueva Guinea y a Bali. Las dificultades que debió soportar durante estos viajes fueron relatados en dos de sus libros: An Anthropologist at Work: Writings of Ruth Benedict  y Experiencias personales y científicas.

Durante toda su vida, Margaret Mead fue una comprometida activista de los derechos humanos y los derechos de las mujeres y en contra del racismo, la  marginación social, la pobreza y el fundamentalismo religioso,político y económico. Su libro Sexo y temperamento en las sociedades primitivas, publicado en 1935 fue un detonante, por su método de trabajo, en la antropología, y un revulsivo, por las conclusiones, de conceptos establecidos referentes a la infancia, las mujeres y las diferencias de género. A pesar de que en su momento sus trabajos fueron muy discutidos, la obra de Margaret Mead se ha conservado como un referente imprescindible.   
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario