12 abr. 2012

12/04/2012 HAY QUE DETENER LA REFORMA DEL CÓDIGO FORESTAL BRASILEÑO


El Congreso brasileño aprobó, en mayo de 2011, por abrumadora mayoría un nuevo Código Forestal, impulsado sobre todo por los intereses económicos del sector agropecuario ya que abrirá nuevas areas forestales para la agricultura y la ganaderia. El proyecto  pasó del Congreso  al Senado, que hizó algunas modificaciones, y en marzo de 2012 volvió nuevamente al Congreso, que de momento ha parado su aprobación.

La esencia del nuevo Código Forestal,  es la existencia de una amnistia general e ilimitada para la deforestación de 30 millones de hectáreas taladas ilegalmente en las últimas décadas, perdona más de 4.000 millones de euros en multas y da via libre a la deforestación de una superficie equivalente a la del Reino Unido.

La sociedad civil y los lideres de las comunidades indigenas han lanzado una campaña para recoger 1.400.000 firmas de brasileñas y brasileños para pedir una ley de Deforestación Cero para el Amazonas.


                                                       Foto: Teresa Claramunt
La deforestación produce un aumento de emisiones de gases de efecto invernadero que   favorecen el cambio climático.
 
Debido a las desigualdades preexistentes, hombres y mujeres tendrán una diferente vulnerabilidad a los efectos del cambio climático. Por ejemplo, las mujeres rurales suelen tener menos recursos financieros, físicos y humanos que los hombres, y por tanto tienen menos posibilidades de respuesta a los efectos del cambio climático.
Como las mujeres suelen depender de los recursos naturales más que los hombres cuando estos recursos se vean directamente afectados por el cambio climático, los medios de vida de las mujeres también resultarán perjudicados.
Desde aquí también se puede colaborar apoyando las campañas para detener la reforma del código forestal brasileño Greenpeace


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada